Serie Decadencias

Miro a través de los agujeros de las paredes de mi ciudad y mi país. Esta vez no busco una belleza ilusoria, porque la decadencia me seduce con su aliento de vacío y tristezas. Todo ha llegado a un punto de mutismo y el espacio se desploma, nos ha tocado la catalepsia. No puedo estar distraída de cada bloque que se precipita, pero también sé que el retorno es la fe de los tiempos.